viernes, 8 de noviembre de 2013

Mierda

Jesús Hernández Martínez

La gente es una mierda, y realmente lo digo literal, las personas son una mierda; muertas o vivas, inteligentes o tontas, maduras o inmaduras, buenas o malas, siempre mierda. Y aun sabiendo todo esto debemos seguir caminando haciéndole creer a los demás todo lo contrario. 

Alguna vez se han puesto a pensar, ¿de qué sirve levantarse a las 7 de la mañana, tomar tu toalla del sillón color azul que se encuentra dentro de tu recamara minuciosamente acomodada, llegar a tu baño perfectamente limpio, abrir la llave de la regadera, notar que durante la mayoría de tu vida nunca ha faltado agua caliente, tranquilizarse al sentir las gotas de agua caer sobre tu espalda, tomar el jabón y unos cuantos menjurjes mas e intentar quitar la mierda con la que tendrás que cargar a diario durante el resto de tu vida, terminar y volver a dejar impecable todo para que nadie lo note, regresar a tu recamara, tomar unas cuantas prendas de tu closet perfectamente diseñado, vestirte, si no con ropa cara pero con algo con lo que socialmente puedas pasar tranquilamente desapercibido, llegar a la cocina donde se encuentra tu madre ya preparando el desayuno, el cual comúnmente nunca falta, decirle: "buenos días Mami", recibir un: "buenos días hijo, tu desayuno esta ya en la mesa para que te lo lleves, apúrate se te hace tarde"; tomar el toper color morado y meterlo a tu maleta deportiva de pseudo-cuero, salir, cerrar la puerta de la entrada y notar a través del vidrio ligeramente quebrado de esa misma puerta color negro, que tu cabello castaño planchado ligeramente crecido esta un poco desalineado, pero que a pesar de eso te vez reluciente?. Para luego comenzar a caminar un poco mas a prisa de lo normal para no llegar tarde a tu clase, como buen estudiante de escuela publica que eres. Tomas sin ningún tampujo el primer transporte, al subir te comportas amable con las demás mierdas desconocidas solo para hacer notar tus buenos modales. Al llegar a tu primer destino te das cuenta que miles de mierdas mas se encuentran un poco atareadas por la no llegada del transporte, así que deduces que esperan el mismo transporte y que si eres demasiado desafortunado también van al mismo destino, lo que significa que tendrás que irte de pie todo el puto recorrido. Después de un buen rato ya han pasado cuatro de las únicas rutas que te pueden llevar a tu universidad atascadas hasta su puta madre, y sigues esperando junto con algunas personas mas. Sacas del bolsillo de tu pantalón tu celular negro, ya viejo, muy usado, pero costoso, para ver la hora, al subir la mirada notas que vienen dos de los autobuses de la misma ruta que te llevan a tu destino; apresurado haces la parada y corres intentando llegar primero que los demás para agarrar espacio dentro del primer autobús que se detiene. Sin éxito y después de un par de empujones con las demás mierdas, notas que el autobús de atrás viene vació, así que desesperado le haces rápidamente la parada y corres hacia el, un segundo antes de poner el pie en el primer escalón sucio de ese mugroso autobús notas que el mismo no se ha detenido y ni piensa hacerlo. Como puedes lo abordas, así que ya emputadisimo tomas de una de las bolsas de tu maleta negra de pseudo-cuero los seis pesos del pasaje y se los lanzas haciéndole notar tu descontento.

Ya arriba buscas el asiento mas cómodo junto a la ventanilla, al encontrarlo lo sacudes, te sientas, miras a través del vidrio el recorrido, una tranquilidad te invade y te lleva a recordar que esto ha sucedido continuamente durante dos años, y que alrededor de ese tiempo, vistiendo caro o no, levantándose temprano o no, siendo amable o no, será inevitable de aquí en adelante ocultar eso en lo que poco a poco te iras transformando... ¡Mierda!.